RECUPERANDO UNA BUTACA DESCALZADORA


 

   Sin duda mi pieza preferida. Esta butaquita tiene su historia. Fue de las primeras, si no la primera pieza que encontré, hace tanto tiempo ya que ni me acuerdo dónde. 

   A la pobre le ha pasado de todo, pero es una superviviente nata, y después de la última reparación quedó preciosa. 

 



 

   Se cambió prácticamente toda la estructura de madera interior que estaba muy deteriorada.

 

 

   Tenia roto, entre otras cosas, el brazo, así que hubo que cortar una pieza nueva y darle forma.

 

 

   Una vez arreglada toda la madera se pintó y decapó.      

 

 

   Se cambiaron las cinchas del asiento y el respaldo. También decidí cambiar la forma del asiento, que era mas alto e inclinado, bajándolo un poco y poniéndole cojín, que no llevaba. 

 

 

   Y empezamos con el tapizado. Elegí una tela de saco, y fue gracioso porque fuimos al mercado a que nos dieran un par de sacos para tapizarla...¡y nos volvimos con mas de 20 sacos!

  Primero hice una funda blanca porque la tela de saco tiene la trama muy abierta y puede transparentar.

  Con los ribetes en cuerda teñida y el cojin grande y plano, al final conseguimos un look muy de granja, que era la idea.

 

 

   Y así quedó terminada, con ese aire tan rustic chic que me encanta.

   

   !HASTA OTRA¡

 


Entradas relacionadas



la autora del blog


Silvia empezó estudiando arte, más tarde derivó hacia el mundo de la moda, estudiando diseño y tras varios años en este campo empezó a sentir interés en el reciclaje y la recuperación de materiales y de ahí al mundo de la decoración.  De su etapa en la moda le viene el dominio de textiles y del arte el de las  proporciones, el dibujo... 
Con una especial fijación por la madera, natural y en estado puro, tiene predilección por la deconstrucción y la reinterpretación de piezas.




Escribir comentario

Comentarios: 0